vinos gallegos en vendimia y chica paseando por viñedo

La uva de vino blanco de Galicia es uno de los cultivos más complicados de cultivar, procesar y vender. Cada parte del proceso de elaboración de vinos gallegos, desde la uva hasta la copa, es complicada. Cada variedad de uva tiene sus propias peculiaridades y retos que hay que superar con equipos especializados, conocimientos avanzados y mucho trabajo. Afortunadamente, hay una serie de excelentes recursos sobre las mejores prácticas para cosechar los diferentes tipos de uva de viñedo. Este artículo cubre todo lo que necesita saber sobre la cosecha de sus propias uvas en casa o en su negocio, incluyendo qué variedades son las mejores para los distintos climas y cómo seleccionar las adecuadas para sus necesidades, cuándo cosecharlas en función de su estado de maduración y cómo almacenarlas hasta que esté listo para convertirlas en vino o zumo.

La época del año para cosechar vinos gallegos

preparándose para el comienzo

El mejor momento para cosechar las uvas suele ser entre finales de septiembre y principios de octubre, normalmente dos semanas antes de que las hojas de la vid se vuelvan marrones. En Bodegas Loeda comenzamos la vendimia a finales de septiembre para que Catro Parroquias obtenga un resultado siempre óptimo.

El proceso de recolección en detalle

trabajo duro y complicado

Uno de los pasos más complicados en la elaboración del vino es el proceso de vendimia. La vendimia comienza cuando las uvas están completamente maduras y listas para ser recogidas. Cuanto más tiempo permanezca una uva en la vid, más dura y más agria se volverá. Ya no producirá los sabores que los amantes del vino disfrutan, por lo que es importante cosechar en el momento justo. Hay dos tipos de vendimia: La vendimia manual y la vendimia mecánica. La vendimia manual es un proceso antiguo que se realiza a mano desde largas escaleras con una gran red o bolsa suspendida de un marco a cada lado. Los trabajadores se suben a la escalera, mantienen la red o la bolsa abierta sobre los racimos de uva y los sacuden hasta que caen en ella, donde pueden ser sacudidos y llevados a la casa de degustación para su evaluación final o prensados para la producción de zumo o vino. Para las cosechas más grandes, no es raro que se utilice también un dispositivo llamado «agarrador de uvas», que facilita mucho la recogida de las uvas, ya que tira de los racimos hacia arriba en lugar de que los trabajadores recojan manualmente cada una de las uvas de su tallo. La vendimia mecánica se realiza con máquinas y suele consistir en algún tipo de rueda de cangilones con púas montadas en la parte superior que rastrillan las vides mientras sacuden las uvas que están lo suficientemente maduras para cosecharlas. La cosechadora también puede contener pinzas que se cierran alrededor de los racimos de uva cuando entran en contacto con las púas para que no se desprendan antes de ser recogidos.

Herramientas y equipos

¿qué necesito para un equipo básico?

Un kit de cosecha incluye todas las herramientas que necesitas para cosechar tus uvas. Tendrás una escalera, cizallas o podadoras y tijeras. Si vas a vendimiar a granel, quizá también quieras invertir en un rastrillo de uvas o un recogedor de uvas.

tijeras para vendimia de vinos gallegos

El coste de cosechar tus propias uvas de vinos gallegos

Los elementos a tener en cuenta en la inversión

Una consideración importante a la hora de decidir cosechar sus propias uvas es el coste del equipo y la mano de obra. Afortunadamente, no hace falta un equipo muy caro para hacerlo bien. De hecho, cosechar uvas con poca o ninguna experiencia puede hacerse por menos de 50 euros con sólo algunas herramientas básicas. La herramienta más importante para el trabajo es un buen cuchillo afilado. También necesitarás un cubo o dos y un pequeño contenedor o dos en los que transportar las uvas desde su viñedo hasta tu casa. Para la vendimia, necesitarás un par de tijeras baratas que puedan hacer cortes limpios en las uvas sin dañarlas. Si se hace correctamente, se conservará la mayor cantidad posible de sabores de la uva sin exponerla al aire hasta que esté lista para la fermentación. También puede invertir en una bolsa de nylon o de malla de plástico que pueda utilizarse para cubrir las uvas cosechadas para vinos gallegos mientras se transportan a casa. La mejor época del año para empezar a cosechar en casa varía en función del lugar en el que vivas y del tipo de uva que quieras cultivar: * Principios de la primavera – Generalmente se considera la mejor época para América del Norte * Mediados de la primavera – Generalmente se considera la mejor época en Australia * Finales de la primavera – Generalmente se considera la mejor época en Europa * Otoño – En general y en concreto para vinos gallegos, no se aconseja cosechar las uvas de finales de otoño porque para entonces no tienen suficiente azúcar. Se producirá un vino con alto contenido de alcohol que puede ser peligroso para el consumo.

¿Cómo se selecciona la uva que se va a vendimiar?

eligiendo el futuro de nuestra producción

Es importante saber cómo se van a cosechar las uvas para su vino o zumo antes de comprar las vides. A continuación, se ofrece un resumen básico del proceso de toma de decisiones: * ¿Va a plantar las vides usted mismo o las va a comprar a un vivero? Si va a plantar las vides, considere si se van a utilizar para vinos gallegos o para zumo. Hay muchas variedades de cada una de ellas, pero las uvas que dan buen vino suelen ser diferentes de las que dan buen zumo de uva. * ¿Tienes espacio suficiente para cultivar tus propias vides? Si no es así, compra plantas por Internet o en un vivero local y planifica con antelación para que tengan tiempo de establecer un sistema de raíces fuerte antes de que llegue el invierno. * ¿Existen limitaciones geográficas, como daños por heladas o disponibilidad de agua? Determinar estos factores puede ayudarte a elegir el tipo de uva que mejor se adapte a tus necesidades.

Almacenamiento y conservación

después de la vendimia

Las uvas de vino blanco de Galicia se recogen a finales del verano o principios del otoño. Una vez recogidas, deben almacenarse a la temperatura y el nivel de humedad adecuados para mantener su calidad. Si quiere almacenarlas antes de convertirlas en vino o zumo, es importante asegurarse de que la zona de almacenamiento elegida esté bien ventilada y tenga una circulación de aire adecuada. El secreto de la vendimia consiste en ser selectivo a la hora de elegir las uvas y en el momento de cosecharlas. Hay que recoger las uvas en el momento adecuado de maduración para que puedan convertirse en vino o zumo antes de que se estropeen. Las uvas suelen estar listas para la cosecha después de una buena helada, ya que el contenido de azúcar se vuelve lo suficientemente alto para la fermentación. Para determinar si tus vides están maduras, coge un racimo de uvas de la vid y pruébalas; si tienen un buen sabor, es hora de cosecharlas.

viñedo de vinos gallegos en bodegas loeda

Conclusión

¿Qué aprendimos?

Esperamos que esta guía haya sido útil. El proceso de vendimia puede requerir mucho tiempo, pero también puede ser una experiencia gratificante. Algunas personas pueden desanimarse al pensar en el trabajo que conlleva, pero he comprobado que el trabajo merece la pena cuando se ve el resultado final: una maravillosa botella de vino blanco de Galicia. Al final, si estás interesado en cosechar tus propias uvas, ya sea para vinos gallegos o para comerlas frescas, merece la pena el esfuerzo que vas a realizar. Y recuerde que, tanto si decide cosechar sus propias uvas como si no, seguir estas pautas le ayudará a seleccionar la mejor fruta y a aprovechar al máximo la experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.