vinos gallegos ribeiro, bodegas Galicia

Entre la amplia selección de vinos gallegos que podemos encontrar en el mercado, la Denominación de Origen Ribeiro es una de las más especiales. Desde su entorno, su cultivo, hasta su estructura productiva, todo está orientado a convertirlo en un producto sobresaliente. ¿Quieres descubrir todo lo que se oculta detrás de este tipo de vinos? ¡Sigue leyendo, te lo contamos!

Un entorno excepcional

La Denominación de Origen Ribeiro está ubicada en el borde noroccidental de la provincia de Ourense y en las confluencias de los valles de los ríos Arnoia, Avia y Miño. La zona de producción de los vinos gallegos de la D.O Ribeiro, abarca una extensión de, aproximadamente, 2.000 hectáreas. Se trata de un área muy particular, donde se dan unas condiciones excelentes para el cultivo de la vid.

Respecto al clima, dicha denominación de origen está situada en una zona de transición de carácter mediterráneo suavizado por la influencia atlántica. A pesar de la proximidad al océano, la orografía de cadenas montañosas que delimita esta área, desempeña una labor protectora, que permite una viticultura donde la maduración alcohólica se produce de forma paralela a la maduración fenólica. Esto se traduce en la conservación de un equilibrado frescor, procedente de la acidez natural.

Un poco de historia

El cultivo de la vid ha sido, históricamente, una de las principales fuentes de riqueza de la zona. Durante la Alta Edad Media, y tras algunos años de retroceso en la historia de la viticultura en la comarca, los monasterios y otros centros eclesiásticos fueron los impulsores del viñedo. En el siglo XII, el Ribeiro era uno de los vinos gallegos más caros que se comercializaban por la zona, lo que demostraba el floreciente comercio y el gran aprecio que recibía esta denominación de origen.

En la actualidad, la figura del viticultor sigue teniendo una gran relevancia en el territorio de la D.O Ribeiro. Su estructura productiva está representada por unos 5.500 viticultores registrados, juntos con 115 bodegas  y “colleiteiros”. Las bodegas de Galicia pertenecientes a esta denominación, entre las que nos encontramos, producen una media de 14 millones de kg de uva.

¿Qué significa todo esto? Que la producción de vino de la D.O. Ribeiro no para de crecer, con nuevas incorporaciones y avances tecnológicos, y tiene como objetivo la búsqueda de la máxima calidad y expresión de las variedades oriundas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.