vino ribeiro, ribeiro blanco

Una de las preguntas que todo amante del vino se hace es: ¿cómo distinguir un buen vino? El principal instrumento que evalúa la calidad de un vino ribeiro o de cualquier otra clase es el paladar. No obstante, más allá de los gustos personales, la calidad de los caldos también dependerá del cumplimiento de una serie de condiciones establecidas por los expertos. Conceptos como el equilibrio, la longitud, o la complejidad, entre otros, nos ayudarán en esta tarea.

Características que debe tener un buen vino

Equilibrio

La primera condición que debe cumplir un buen vino es que exista un perfecto equilibrio entre los cuatro elementos principales: el dulzor, la acidez, el tanino y el alcohol. ¿Qué quiere decir? Que ninguno de dichos elementos debe predominar sobre los otros. El secreto para descubrir si alguno de estos componentes desentona es acompañar el vino con comida. Un vino en perfecto equilibro marida perfectamente con casi todos los platos.

Longitud

Este término se utiliza para describir un caldo a lo largo de todo el paladar. A este respecto, un vino de buena longitud es el que se aprecia su sabor en la lengua y toda la cavidad bucal y que su sabor perdura en boca tras haberlo tragado. Por otra parte, un vino corto es el que produce una intensa impresión en boca pero que pierde fuerza con rapidez. Esta característica es una de las más fiables y sencillas para reconocer un buen vino.

Profundidad

Si el equilibrio es la relación de equidad entre los elementos fundamentales del vino, la profundidad es su presencia. Cuando hablamos de que un vino ribeiro o cualquier otro tiene profundidad, nos referimos a que no resulta plano en la boca, sino que parece tener diferentes capas de sabor. De este modo, un vino plano, no puede ser considerado de buena calidad.

Complejidad

Denominamos un vino complejo a aquel que, con el paso del tiempo sigue revelando nuevas impresiones y un nuevo sabor a cada trago. Este tipo de caldos, a la larga, resultan mucho más interesantes que un vino más simple y son considerados de mayor calidad.

Carácter

Un vino con carácter es aquel que refleja características personales, normalmente relacionadas con su procedencia, la variedad de las uvas, sus aromas, etc., como puede ser el ribeiro blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.