bodega vinos gallegos

Lo sabemos, el sueño de casi todo amante del licor de Baco es montar su propia bodega de vinos gallegos en casa. Son muchas sus ventajas. Además de permitir almacenar y disfrutar de una variedad personal de ribeiro blanco, o tintos, o rosados, disponer de una cava en tu propiedad le aportará valor añadido. Pero, ¿sabes lo que necesitas para montar tu propia bodega? Si la respuesta es no, ¡toma nota de estos consejos!

Temperatura, luz y humedad: fundamentales

Se trata de los tres valores fundamentales para que tu bodega disponga de las condiciones adecuadas para conservar tus vinos gallegos. Lo primero que debes hacer es seleccionar un espacio en tu casa que sea fresco, que no esté expuesto a variaciones bruscas de temperatura y que no esté en contacto directo con la luz solar.

La temperatura

Mantener una temperatura constante, es un aspecto clave para conservar los vinos. El parámetro ideal es entre los 10 y los 16 grados, por lo que un sótano o un almacén pueden ser espacios idóneos para conservar una temperatura estable y fresca.

La luz

El sol es el enemigo directo de cualquier vino, por esta razón es imprescindible que las botellas se mantengan a salvo de la luz solar. Si en tu casa no dispones de un garaje o un sótano, la mejor alternativa es trasladar tu bodega a lugares escondidos en un entorno lo más oscuro posible, como el hueco de la escalera.

La humedad

Lo más recomendable es almacenar tus vinos en una atmósfera que cuente con un 70 % de humedad relativa. Este es un valor muy difícil de controlar, ya que también dependerá de la ubicación u orientación de la casa. Para estos casos, puedes adquirir aparatos específicos que te ayudarán a aumentar o disminuir el nivel de humedad de un espacio según sus necesidades.

Además de estos aspectos primordiales, también es importante evitar corrientes de aire, ruidos, vibraciones y alejar tu bodega de los olores fuertes que pueden ser absorbidos por el corcho.

Ya tienes las claves fundamentales para montar tu propia bodega en casa. Ahora, ponte manos a la obra y crea tu pequeño santuario para el ribeiro blanco y el resto de vinos de Galicia que te gusta disfrutar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.